• Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Arando y la Carreta


La Carreta, es una pieza importante a la hora de Arar en la tierra.


De Arar terrenos nuevos donde el sudor se combina con tus lagrimas

haciendo imposible diferenciarlas,

el arar hasta que tus dedos y pies se llenen de callos,

del sol radiante bronzear tu piel,

y tus huesos estillen del cansancio.





Un gozo porque estas abriendo camino, un gozo porque estas obedeciendo a Dios,

un gozo porque estas sembrando en terrenos asignados por EL.


Pero a veces este gozo es interrumpido por los que aran a tus espaldas haciendo

largos surcos. Dice Salmos 129:3


Aradores que aborrecen a Sion, aradores que angustian tu caminar,

aradores que se juntan para detener tu sembrío.


Aun mas impresionante, aradores que se trepan en tu carreta,

poniendo sus propios bultos, maletas y cargas.


Entonces la angustia se convierte en tristeza, porque su palabra

te confirma nuevamente:

Los aradores araron sobre mis espaldas; hicieron largos sus surcos.


Los surcos pueden representar un sinfin de cosas. Personas, circunstancias,

situaciones en las que jamas incluso te dirían como dice Salmos 129:8 "La bendición del

Señor sea sobre ustedes, los bendecimos en el nombre del Señor."


Los malos aradores llenan tu carreta de palabras contrarias y malos deseos,

incluso hasta cargan tu carreta de sus propios bultos y cargas que no te pertenecen a ti

para que las cargues mientras aras la tierra y ellos

en su comodidad esperando que otro haga el trabajo duro por ellos no te bendicen,

pero desean tus bendiciones.

Estas cosas indiscutiblemente angustian y entristecen el alma.

Pero...

Lo que trae aliento y consolación es que como su Palabra nos dice...

Salmos 129:4 - "Pero el Señor es justo; cortó las cuerdas de los impíos."


Así que tu que me estás escuchando, aquel que ara, suda, llora, se esfuerza con todo su ser,

hasta el cansancio y llorar de dolor, pero en la mañana se goza porque obedece a Dios

y es parte de tu siembra y cosecha, te digo, tranquilo, tranquila, El Señor ha llegado hoy

para cortar las cuerdas que te han echado, para liberarte de los surcos, hoyos en los que han

querido enterrarte y a sacar la tierra de encima para limpiarte.

Para que sigas arando con tu carreta nueva, y con el espacio suficiente que aguarda con paciencia y fe, para

que pongas allí la Cosecha hermosa, abundante, e interminable de tu arado incansable.


Sigue Arando la tierra que fluye leche y miel para llenar tu Carreta de la cosecha

asignada y dada solo por Dios.



Hoy les digo...

Salmos 129:8 "La bendición del

Señor sea sobre ustedes, los bendecimos en el nombre del Señor."


Lissette Aponte

Directora CoffeeMates Network

All rights reserved

Copyrights Reserved 2020

www.coffeematesnetwork.com


















Copyrights 2020

All rights reserved