• Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Calzado nuevo de oro y cristal....

Introducción:

Josué 9:13 “Estos odres de vino también los llenamos nuevos, y ya están rotos. También estos nuestros vestidos y nuestros zapatos están ya viejos de tanto caminar.”

Observamos que nos dice odres que lo llenaron nuevo, se rompieron. He aquí vestidos y zapatos ya están viejos. ¿Por qué? De tanto caminar.

A cuantas nos ha pasado eso en la vida natural, porque a mi hasta danzando aquí se me ha roto las sandalias, o vas caminando en el mall y de momento, zas! Se te salió la suela o el taco de corcho se rompió. Y cuando te das cuenta sales corriendo a la tienda a comprarte unos nuevos y los bota inmediatamente a la basura.

Dar testimonio de los zapatos de mi hija.

Pero en la vida espiritual tenemos que correr también a botarlos y cambiar nuestros odres viejos, nuestros vestidos y zapatos porque se ponen viejos con el tiempo. O hemos dicho, a tu amiga, ay chica tengo que cambiar la percha, el closet, mi guardarropa, porque no tengo nada nuevo, todo está viejo y pasado de moda.

Pero también muchas cuando estamos a punto de botarlos o cambiarlos, en el momento los tenemos en nuestras manos para finalmente deshacernos de ellos, los miramos y al fijar la mirada empieza el razonamiento, empiezan las dudas ¿porque? Porque los miraste, empezaste a recordar, ay con estos zapatos conocí a fulano, con estos zapatos me los regalo alguien especial, estos zapatos me costaron caros. Le empezaste a acariciar y llevaste tus pensamientos a tu corazón. Y cuando estabas justo a decidirte echarlos a la basura, vienes y dices, ah déjame guardarlos un rato mas. Así es en la vida espiritual, necesitamos despojarnos de los odres viejos, de nuestras cargas y por cualquier excusa del pasado, sentimientos, idolatría, no queremos desecharlos. Hoy es tu día para que te decidas de una vez desechar ese zapato viejo que te ha estado aguantando de tu avance, ese zapato viejo que te está aguantando las bendiciones nuevas que Dios tiene para ti hoy!

I. Las sandalias es un complemento de la armadura de Dios:

Efesios 6:15 “…y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.”

Jesús es nuestro ejemplo del evangelio de la paz, y que usaba Jesús para evangelizar? Sandalias.

Sandalias= (buscar historia de las sandalias en Israel) su textura, material, etc. Y definición en hebreo y griego).

Jesús caminó en sandalias, calzó los pies y caminó encima de piedras y tierra (valles y frío), de arena caliente (desiertos) y no crees que con estas sandalias no sentía frio o caliente o sentía como las piedras le molestaban o cuantos de ustedes no se llevan un dedito del pie con todo y zapatos y están gritando como locos. O vas a la playa a mediodía para que empieces a saltar como un conejito. Jejeje.

¡Pero Jesús no le importó porque tuvo un celo por anunciar el evangelio! ¡Amén!

Que Cristo fue crucificado y pasó por todos nuestros pecados y enfermedades, pero ya el antes de morir en la cruz del Calvario, ya estaba pagando el precio mucho antes de nuestro caminar en El, nuestro caminar en Cristo.

Porque el anduvo, caminó y recorrió todo lo que íbamos a pasar para darnos ¿qué? ¡Para darnos la Victoria!

El anduvo, caminó y recorrió valles,

El anduvo, caminó y recorrió desiertos,

El anduvo, caminó y recorrió,

El anduvo, caminó y recorrió! Aleluya!

Yo me imagino que esas sandalias eran únicas, no se gastaban, no se rompían, porque esas sandalias con la Unción del Hijo de Dios, woww con esa unción Aleluya ya no eran sandalias, con la unción se convertían en Botas de Soldado! Por eso la Palabra dice en que Jehová es el Guerrero! (Buscar cita bíblica) Santo!

Y todavía nos dice en Efesios 6:15 “…y llevaba celo en sus pies.”

Cuando nos enfadamos no damos patadas en el suelo? Como los niños que se quejan o cuando te enfadas con tu marido no le tiras con el zapato? Jajaja Porque el celo llega a nuestra mente y se manifiesta muchas veces en los pies, o para defenderte una de las primeras cosas que usamos para defendernos son nuestros pies, a patadas a quien sea jajaja. Yo soy una que cuando intercedo o guerreo espiritualmente doy pasos y patadas en el piso, porque significa que somos soldados firmes en Cristo porque las sandalias en la historia el soldado romano llevaba botas hasta que hacían firme su marcha, las sandalias simbolizan botas de soldados! Y marchamos como soldados en Cristo, firmes en El y tenemos que mantenernos en el celo pero el celo del evangelio! El nos prepara con firmeza para anunciar su evangelio, El nos prepara con firmeza así que entra al ejército de Dios! Amén! Así que no tenga miedo de cambiar sus zapatos y póngase las sandalias del evangelio, póngase las botas y entre al ejercito del Señor! Amén!

II. Es hermoso entrar al evangelio, así nos lo dice la Palabra en Isaías 52:7 dice: “¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica Salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina!

Y en Romanos 10:15 dice: “¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”

(Dar testimonio de cómo el Señor me llevo a comprender que necesitamos ser enviados y que fui a 3 iglesias. Una de ellas el concilio no permitía que mujeres predicaran, otra me sentaron 8 meses y por poco me muero espiritualmente, y otra pues el machismo y la religión y hasta los celos pero celos malos, no daban la mano, aun ensenándoles mis planes, uno se quedo con el CD y el otro me decía, después mija después ahora estoy pro templo, Santo!! Para mí fue un proceso duro y fuerte, Pero yo se que por algo Dios me llamo Mujer Guerrera! Por algo me llamo su hija, seguí y empecé a guerrear, me ha costado lagrimas, desesperanza, frustraciones, desánimos, depresión, sentía amargura, sentía rechazos, sentía menosprecio, pero una cosa nunca faltó en mí, la falta de perdón, porque mi amor por Cristo nunca pude sentir rencor u odio, y los perdonaba aunque no entendiera, muchas veces no tenemos que entender todo para perdonar, solo hay que estar dispuesto a perdonar para que nuestro corazón sea transformado en Cristo. Pero todo eso tuve que pasarlo, porque en mi estaba el celo del evangelio, el celo de seguir enfocada en la visión de Dios, porque es necesario que pasemos todas estas cosas, es necesario que andemos en sandalias y pasemos todas estas cosas antes de que El te ponga las botas de soldado guerrera! Podemos tomar a ejemplo a Esther en la Biblia, en la Palabra nos habla de lo valiente que fue que abrió las puertas y llego al frente del Rey y obtuvo gracia y favor. Pero yo me he puesto a pensar, ese proceso de momentos y minutos, cuando abrió las puertas y también descalza, (poner explicación), se dedicaba a caminar, esos instantes me imagino los que estaban con posiciones al lado del Rey, la miraban a muerte, listos para acusarla a muerte, simplemente porque fue valiente, diferente y controversial. Cuando tu eres diferente, cuando eres controversial, y atrevida en el Señor, los que tienen posición, títulos, buscaran la manera de aguantarte y atrasar tu enfoque, o pueden ser la misma familia, amistades, espíritus burladores, murmuraciones, hipocresía, especulaciones (hacen un mundo de tu vida y la protagonista eres tú y ni te enteras). Pero Esther se enfoco en el Rey, y fue con humildad y cuando el Rey vio la valentía que tuvo… ¿La condeno? ¿La humillo? ¿La castigo? ¡No! Al ver el Rey como arriesgo su vida por la de otros, como se humillo. ¿No va a recibir recompensa del Rey? ¡Recibió eso y más! ¡Halló gracia y favor, recibió las peticiones del corazón, le fue dado el reino como coheredera y recibió Autoridad! ¡Aleluya! ¿Qué crees que si usted ha arriesgado sus cosas, su vida, su familia, por servirle a Jesús, El no le va a recompensar? ¡Claro que Si!!!!

¡Que tu enfoque solo sea Cristo! Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todo lo demás vendrá por añadidura. Solamente así podrás heredar juntamente con El, sin desenfoque ninguno, que lo que pase a tu alrededor no te desenfoque y ninguna oposición te saque de los caminos del Señor. ¡Amen! Y es que a veces ese enfoque, esa seguridad que tienes en Cristo, puede intimidar a muchos, pero no soy yo, es mi convicción en Cristo! Pues Él fue quien murió y resucitó para darme vida eterna (en lo espiritual) y vida en abundancia (en lo natural). No tenemos que vivir ya de la misericordia de Dios, aprendamos a vivir de la abundancia de Dios, pero solamente lo obtendrás, si eres atrevida, diferente y puedes entregarle a Cristo tus zapatos viejos, entrégale tus zapatos viejos y El te pondrá Calzado nuevo de Oro y Cristal! Y te enseñará a como convertirte en una Guerrera de Dios!

¿Por qué?

Siempre pensamos de la muerte y resurrección de Jesús, pero pensemos un poco en esos momentos que Jesús caminaba, anduvo y recorría y con una cruz en sus hombros, imagínense cuanto más le dolían sus pies sintiendo las incrustaciones de cuanto había en el suelo, habría saliva cuando le escupían y aun recibiéndolo en su rostro tenía que pisarla, su sangre, Jesús pisaba su propia sangre en el camino, pisó su propia piel, porque tan maltratado estaba que su piel se desprendía cada vez que lo latigaban…

Pero… lo que no sabía el enemigo era que cuando el pisaba, caminaba y recorría el camino en la cruz, las huellas que Jesús dejaba, y el arrastre de su cruz y sus pasos, es realmente un Camino!

El camino de nuestros pecados a punto de ser historia pasada.

El camino de nuestras enfermedades a punto de ser historia pasada.

El camino de nuestra Salvación.

El camino de nuestra Redención.

¡Por eso dice la Palabra que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida!

Es el Camino, porque nos dejo un camino hacia la cruz con sus huellas, de sus heridas y llagas.

Es la Verdad, porque no hay otro quien haya esto hecho por nosotros, no hay otro que perdone, no hay otro quien salve y no hay otro quien sane.

Es la Vida, porque solo uno venció la muerte resucitando de entre los muertos y ese es Jesús para darnos Vida Eterna!

III. ¿Cómo logramos ponernos calzados nuevos de oro y cristal?

Hay 4 Pasos para la preparación espiritual:

1. Abandona los ídolos = 1 S. 7:3 dice: “Habló entonces Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad de entre vosotros los dioses ajenos y a Astarot, dedicad vuestro corazón a Jehová y servidle solo a él, y él los librará de manos de los filisteos.” ¿Cuál es tu Baal hoy? ¿Los adivinos, los que leen cartas, los horóscopos, imágenes? ¿El alcohol, el cigarrillo, la lujuria, o tu juguete escondido, o tus propias manos? Pero hoy Jehová te dice en su Palabra en 2 Crónicas 19:3 “Pero se han hallado en ti buenas cosas, por cuanto has quitado de la tierra imágenes de Asera y has dispuesto tu corazón a buscar a Dios.” Si te dedicas a El y lo buscas de todo corazón para servirle y honrarle, El te librará de toda opresión, te librará de todas ataduras y cadenas, solo vuelve tu corazón a Él. Aleluya

2. Limpieza del templo de Dios = 2 Cr. 29:15 dice: “Estos reunieron a sus hermanos, se santificaron y entraron, conforme al mandamiento del rey y las palabras de Jehová, para limpiar la casa de Jehová.” Primeramente que vuelves tu corazón a Dios, tenemos que congregarnos donde hermanos en la Fe te ayudaran y darán Liberación por medio del Espíritu Santo, para que nuestro templo que es el templo del Espíritu Santo sea limpiado totalmente de una vez tu aceptas al Señor eres sellado con el Espíritu Santo pero tenemos que recibir llenura del Espíritu Santo todo tiempo, y recibir liberación para poder servirle con Excelencia y no seguir arrastrando cosas viejas, por eso nos manda también a cambiar nuestros odres de vino viejo. Tenemos que recibir liberación.

3. Volverse al Señor = Lcs. 1:17 “E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.” ¿Y cómo nos volemos al Señor? Una vez aceptamos a Cristo, que es el primer paso, nos arrepentimos de nuestros pecados, el segundo paso, recibimos liberación, y por ultimo pero no menos, recibiendo el bautismo del Espíritu Santo con convicción de hablar en lenguas, porque cuando recibimos el bautismo del Espíritu Santo llevamos en nuestro interior una parte de Cristo, nuestro Consolador, que nos hará pensar como Cristo, nos hará amar como Cristo, nos hará mirar como Cristo nos mira. Es bien importante porque usted no puede estar de acuerdo con Cristo sino pensamos como El, porque El no divide, quien trae división es el diablo. El siempre traerá unidad sobre los que le temen y están llenos de El. ¡Amen!

4. Purificación Personal = 2 Tim. 2:21 “Asi que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor y dispuesto para toda buena obra.” Solo limpiándonos de toda inmundicia es que podemos ser útiles para el Señor y tendremos la disponibilidad para sus propósitos.

Si nos preparamos espiritualmente, esta preparación, esta Obediencia, precederá a las bendiciones:

Precederá = (def)

O sea que…. dice la Palabra…

Si no tenías agua… por tu interior correrán ríos de agua viva.

Si no tenías aceite… tu vasija será llena de unción fresca

Si no tenías sanidad… ahora serás sano!

Si no tenías a Jesús… ahora El está en tu corazón.

Si no tenías siega… ahora cosecharás, tendrás provisión

Si no tenías visión… ahora tendrás visión del reino

Si estaba muerto esp… El te dará soplo de vida a tu espíritu.

Si no eras salvo… Hoy recibes la entrada al cielo y se escribe tu nombre en el Libro de la Vida!

¡Preparémonos y estemos Listas! ¡Ahora es tu momento!

Tus zapatos ya están viejos de tanto caminar en valles, en pozos, en fangos, en desiertos. ¡Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo! Isaías 54:11

IV. Ahora te pregunto: ¿Por qué quieres seguir andando en zapatos viejos?

¿Por qué arrastras cosas en tus zapatos cuando Cristo lo hizo por ti? Mujer… la Palabra nos dice que el Señor nos viste con lino fino, porque quieres seguir usando los trapos viejos?

Hoy es tu día de creerle a Dios, vamos, quítate los zapatos y calza los zapatos del evangelio, entra al evangelio de Dios que te quiere poner zapatos nuevos de oro y cristal. Vamos quítense los zapatos que llevan puestos, ahora alcen sus pies como si tuvieran unos zapatos espirituales, los nuevos que nos vamos a poner por Fe en el día de hoy! Ahora empieza a modelar, vamos mírate como te mira Dios, una Preciosa mujer, su niña de sus ojos, su perla preciosa, eres hermosa, eres mujer de mucho valor, Eres su hija!! Eres su Princesa! Y su Guerrera!

Hoy el Señor te quiere poner tus zapatos nuevos porque ha llegado tu bendición, ha llegado tu respuesta que tanto esperabas, ponte los zapatos nuevos, que él va a llenar tu alma, tu espíritu de vino nuevo, de fortaleza, de bautismo del Espíritu Santo y su llenura.

El desea que seas prosperado en todo, salud, espiritual y económicamente. Empieza a caminar como hija y no como mendiga ni mucho menos bastarda, porque tienes el DNA de la sangre de Cristo en tu ser y el sello del Espíritu Santo, pero tienes que recibirlo a Él, y aceptar que te moldee, que te transforme que lo conozcas como El te conoce! Gloria a Dios!

Cuando te des cuenta y realices de quien verdaderamente eres hija, podrás empezar a heredar las bendiciones del cielo y los beneficios en la tierra. Quítate el calzado viejo y calza tu zapato de oro y cristal.

Porque Dios te ha diseñado un zapato que solamente son para tus pies, custom made, hechos a tu medida y nadie se los puede poner.

(Bolsa de zapatos viejos)

1. Desecha el zapato de la amargura

2. Desecha el zapato de baja autoestima

3. Desecha el zapato del menosprecio

4. Desecha el zapato del rechazo

5. Desecha el zapato de la falta de perdón

6. Desecha el zapato de la miseria

7. Desecha el zapato de la pobreza

8. Que si me violaron, deséchalo!

9. Que si me maltrataron, deséchalo!

Zapato viejo….Fuera!!!! en el nombre de Jesús! Porque hoy Jesús viene a lavarte tus pies como hizo con sus discípulos para ponerte tu calzado nuevo de oro y cristal!

Conlusión:

Jehová te dice asi en su Palabra:

“No temas, pues no serás confundida; no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria. Porque tu marido es tu Hacedor (“Jehová de los ejércitos” es su nombre). El es tu Redentor, el Santo de Israel, el que será llamado “Dios de toda la tierra”. Porque como a una mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová, como a la esposa de la juventud es repudiada, dice el Dios tuyo. “Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti.” Dice Jehová, tu Redentor.


Josué 9:13

“Estos odres de vino también los llenamos nuevos, y ya están rotos. También estos nuestros vestidos y nuestros zapatos están ya viejos de tanto caminar.”

Hay un dicho secular que dice: “Tanto nadar para morir en la orilla.”

Y es que llega un momento en tu vida, que te preguntas…..he caminado tanto, he luchado tanto, he batallado tanto y no veo aun nada, no resuelvo nada, resuelvo una cosa y salen diez mas, ya no puedo más! Me quiero rendir! Apareció la comida de hoy pero la de mañana? Tengo la renta de hoy pero la del mes que viene? He aplicado a tantos trabajos y no me llaman ni para una entrevista? Sigo las instrucciones de los médicos y gastando años enteros en dinero para la ciencia y nada de eso funciona? Y llegas y clamas al Señor…”Señor ya estoy cansada, cansada de tocar puertas, cansada de tomar medicamentos que me hacen más daño que bien, cansada de luchar contra la corriente, cansada de batallar sola. Señor! Tengo hijos que mantener, tengo una madre enferma a la cual cuidar, tengo mi esposo en el hospital y no puede cuidar de mí y mis hijos, soy madre soltera y tengo que hacer los dos papeles en el hogar. Señor! Clamo a ti y no veo respuesta, clamo y oro y espero en tus promesas, pero… cuando llegaran?! Señor ya me duelen mis pies de tanto caminar, mis zapatos ya están viejos de tanto caminar en valles, en pozos, en fango, en desiertos! Señor mi ropa y mi calzado se han puestos rotos, sucios y viejos! Ya no puedo caminar más! Ya mi espíritu está cansado y fatigado.

Mujer, quitate ese calzado Viejo!

Porque Dios te ha diseñado un par de zapatos especiales, un par de zapatos de ORO Y CRISTAL! Y estos zapatos están especialmente diseñados para tus pies, nadie pero nadie se los puede poner, aunque lo intenten, porque están hechos solo para ti.

Arráncate el zapato Viejo! Porque no eres mendiga! No eres una bastarda! Tienes un Padre que te viste, te calza y te provee. Eres su Princesa, somos sus Princesas, así que toma tus calzados de oro y cristal y empieza a caminar como lo que eres, una hija de un Rey!

Eres hija de un Rey! Coheredera con Cristo! Eres su hija!

Hoy el Señor quiere que te pongas tus zapatos nuevos porque ha llegado tu bendición, ha llegado tu respuesta que tanto esperabas, tu sanidad, tu provisión, tu libertad. Ponte los zapatos nuevos que ha llegado tu respuesta!

Dice este versículo también…“Estos odres de vino también los llenamos nuevos, y ya están rotos.” Es que te sientes agotada física y espiritualmente, pero cuando él dice que te lo va a llenar, prepárate a recibir también tu bendición espiritual! El va a llenar tu espíritu de vino Nuevo, Recíbelo! En el nombre de Jesús! Llenura de su Espíritu Santo. El Señor desea que seas prosperado en todo, salud, espiritual y financieramente.

Empieza a caminar como hija y NO como mendiga ni mucho menos como bastarda, que no tiene padre porque tu si tienes a un Padre que te ama, te protege y te provee!

En el mundo hoy día existen reyes , reinas, príncipes y princesas, presidentes, embajadores, y ellos visten como realeza todo el tiempo, pero saben qué? Nosotras no somos inferiores a ellos, porque tenemos a un Rey por Padre, a Cristo! Empieza a caminar como lo que eres, una hija de un verdadero Rey y El Único! El Alfa y Omega! Porque esa sangre que Cristo derramó por ti y por mí, ese DNA solo lo llevan los verdaderos hijos de Dios y nadie por ahí se le iguala. No lo hay, no existe sangre de Rey como esa que nos ha dejado a nosotros su descendencia, su legado, pues empecemos a caminar como lo que somos, hijas de Él, hijas de el Rey Jesús!

Cuando tu realices, y te des cuenta de quien verdaderamente eres hija, podrás entonces empezar a heredar las bendiciones y beneficios de ser una hija de un Rey aquí en la Tierra. No solamente en la tierra, pues hay una más grande bendición que nos espera donde caminaremos con esos zapatos pero en las nubes cuando seamos glorificados en los cielos y Cristo el mismo Rey vuelva a buscarnos! ¡Aleluya!

a. Ese ministerio es un calzado que solo es para ti y nadie te lo puede quitar, ni usar, ni robar.

b. Ese trabajo es un calzado destinado a ti ,y no para nadie más.

c. Esa sanidad es un calzado destinado para ti y no hay diablo ni nadie que lo pueda impedir!

Porque ese calzado viene directamente de la fábrica de calzados que Jesús hace con sus manos para ti! Créelo y Confía!

Tu caminar no ha sido en vano, tus batallas no han sido en vano, tus luchas no han sido en vano! No vas a morir en la orilla, (como dice el secular, que no cuentan con El Rey de Reyes) sino que vas a ser recompensada con corona y joyas preciosas, y zapatos de oro y cristal! Tu bendición llego! Cristo es el único que te la da! Gloria a Dios!

Quítate el calzado viejo y empieza a usar tus nuevos zapatos, tus zapatos de hija de realeza, tus zapatos de Oro y de Cristal!

1. Bota ese zapato viejo de la amargura.

2. Bota ese zapato viejo de la depresión.

3. Bota ese zapato viejo de la baja autoestima.

4. Bota ese zapato viejo de sentimientos de culpa.

5. Bota ese zapato viejo de miseria.

6. Bota ese zapato viejo de pobreza.

7. Bota ese zapato viejo de rencor.

8. Que si me violaron? Bota ese zapato fuera!

9. Que si me maltrataron? Bota ese zapato fuera!

Zapatos viejos… Fuera!! En el nombre poderoso de Jesús!

Es hora de que camines como lo que eres una Princesa del Rey Jesús!

By; Lissette



Copyrights 2020

All rights reserved